Tag Archives: Indian missionaries

“¿Y qué es lo que demanda el Señor de ti?”

Misionero en los Estados Unidos – Vijay Gurrala

A veces me preguntan: “¿Cuándo decidiste ser pastor?” Mi respuesta siempre es la misma: “Cuando me desperté esta mañana.” La verdad es que nunca tuve un sueño o una visión que me llamara al ministerio público, sino que es la mejor manera que he encontrado de servir al Señor. Pero nunca he tenido una revelación divina al respecto. Pero no para todos es así, como por ejemplo, para el misionero Vijay Gurrala.

El Rev. Gurrala creció en la fe cristiana en Guntur, una pequeña villa en India. Es miembro de la cuarta generación de Gurralas cristianos, luego que su bisabuelo Enoc fuera evangelizado por misioneros alemanes en el siglo 19.

Los misioneros habían impresionado a Enoc Gurrala con los sacrificios que hacían por mostrar a su villa el amor de Jesús. Misioneros europeos y norteamericanos viajaron miles de millas para llegar a muchas pequeñas villas; iban de una villa a la otra a pie, estado por estado, muchas veces durante la temporada de lluvias. Pasaban la vida aprendiendo los idiomas y costumbres locales como señal de respecto. Los sacrificios hechos por los misioneros mejoraron la vida de los locales. Ellos invirtieron años creando escuelas para sacar a los granjeros rurales de su pobreza. Muchos de esos misioneros nunca regresaron a sus países de origen; sus tumbas han quedado marcadas con simples cruces. Al igual que su Señor, se sacrificaron a sí mismos para compartir el amor de Cristo.

Por experiencia personal puedo decir que ninguna gran misión ha sido jamás lograda sin un gran sacrificio.

Con la educación recibida, el abuelo de Vijay Gurrala fue entrenado para ser pastor y luego supervisor misional de las iglesias en diez villas.

Su padre tuvo el beneficio de ser educado en escuelas cristianas y llegó a ser empleado del gobierno. Aun así, sacrificó sus fines de semana para ir a lugares donde el evangelio aún no era conocido. Ya mayor, vendría a los Estados Unidos y eventualmente habría de ministrar en las prisiones, aunque podría haber hecho muchas otras cosas.

¿Y Vijay? Gracias a los sacrificios de los misioneros europeos, recibió una buena educación. Se recibió de ingeniero en computación, obteniendo luego una maestría en ciencias de computación. La familia Gurrala fue traída a Houston por Amoco. Vijay ganaba bien, vivían confortablemente y participaban de la iglesia luterana Epifanía donde Vijay comenzó grupos de estudios bíblicos.

Así inició un grupo cristiano Télugu que se reunía mensualmente para orar y cantar himnos, socializar y compartir comida india. Con el tiempo, el treinta por ciento del grupo eran cristianos recién convertidos y un quince por ciento eran esposas y niños hindúes. Todos era bienvenidos y queridos.

Un día, volando de regreso de un viaje de negocios, Vijay estaba estudiando Miqueas 6, donde el Señor demanda a su pueblo que lo escuchen y respondan en forma significativa a su amor increíble. “¿Y qué es lo que demanda el Señor de ti?” (v. 8) ¿Qué sacrificio vas a hacer? El espíritu de Vijay se sintió sacudido. Instantáneamente supo lo que tenía que hacer, lo que el Señor le estaba pidiendo que hiciera. De ahora en más dejaría de lado su vida confortable y comenzaría el programa de estudios de cuatro años para ser un pastor ordenado. No tenía que hacerlo, pero sabía que estaba siendo llamado a una vida diferente.

Vijay Gurrala fue el primer misionero ordenado de LINC Houston ((Lutheran Inner-City Network). Trabajando con LINC, el Rev. Gurrala pastorea la iglesia Our Redeemer Lutheran (Télugu), que funciona en Pilgrim Lutheran Church. Tres veces al mes los servicios son en inglés, y el tercer domingo (el día siguiente a la reunión mensual del grupo cultural Télugu), el servicio es en Télugu. Vijay también ha comenzado varios grupos de estudio bíblico en hogares en distintas partes de Houston, uno de ellos a cincuenta millas de distancia, como simientes para nuevas iglesias Télugu.

Los misioneros europeos que fueron a Guntur jamás soñaron con que un descendiente de Enoc Gurrala llegaría a Houston, Texas y sería misionero en los Estados Unidos. Aunque, en realidad, quizás sí lo hicieron… si oyeron lo que oyó el profeta Miqueas, si creyeron lo que los primeros misioneros creyeron: que las buenas nuevas habrían de viajar de Jerusalén a Judea y Samaria y a los confines de la tierra.

Para ver el video de la entrevista, haga click aquí.

Dr. Robert Scudieri, Presidente, Mission Nation Publishing

Tr. Beatriz Hoppe

 

Please share and like us: