El misionero debe estar rodeado

El misionero debe estar rodeado

Del Campbell, Misionero en los Estados Unidos

Inmediatamente después de haberse graduado del Seminario Concordia, Del Campbell comenzó a hacer misión en los Estados Unidos, específicamente en la ciudad de Gary, Indiana.

Para quienes no lo saben, hoy en día la mayoría de los seminaristas se gradúan para ser pastores; o sea, para atender una congregación ya existente. Sólo unos pocos son enviados como misioneros. Con el tiempo, a medida que más y más de nosotros reconozcamos a América como un campo de misión, eso cambiará. En la entrevista en video que realicé con Del, le pregunté: “¿Cuál es la diferencia entre un pastor y un misionero?” Su respuesta fue: “Viajar mucho”. Esa fue una respuesta importante. ¿Por qué?

El llamado de Del procedía de la iglesia nacional, el Sínodo de Missouri de la Iglesia Luterana. Pero, antes que a ella, daría cuentas a las iglesias locales. Su carga era pesada. Como me dijo Del: “¡Todos me estaban mirando!”

Como cualquier misionero, pastor o maestro nuevo, Del Campbell quería tener éxito. Estaba bajo presión: presión para hacer crecer como campo misionero a la iglesia luterana St. John en Gary. La iglesia había sido establecida por luteranos alemanes en el siglo XIX, pero ahora reflejaba su vecindario afroamericano. El vecindario de St. John es rico en oportunidades y talento, pero no en cantidad de fieles y dinero.

       

Tener los fondos adecuados iba a depender, en última instancia, de estar rodeado de iglesias que creyeran en la misión, lo cual no es algo malo.

En mi experiencia, las agencias misioneras, tanto nacionales como distritales, decían a las congregaciones que hacían el trabajo misional “en nombre de” ellas, pero muchas veces terminaba siendo “en lugar de” ellas. Más aún, con demasiada frecuencia los misioneros eran enviados solos, reportando muchas veces a un supervisor que se encontraba a cientos de millas de distancia. Por más que ese supervisor quisiera apoyarles al comenzar una misión, la distancia lo hacía muy difícil.  

El rol de Del, el rol del misionero, es rodearse del apoyo de las iglesias locales. Inevitablemente, el misionero termina “viajando mucho” visitando iglesias y posibles donantes. Hasta ahora, los viajes de Del han dado frutos. Un misionero debe estar rodeado.

Del está rodeado de iglesias dispuestas a darle apoyo. Especialmente para la escuela primaria, que estuvo cerrada durante una generación.

El Dr. Roosevelt Gray, ejecutivo nacional, le había sugerido que contactara a las iglesias del área y les pidiera su ayuda. Las iglesias circundantes “rodearon” al misionero y al viejo edificio con amor y trabajo duro y restauraron las instalaciones.

También crearon becas para estudiantes. Hoy, más de cincuenta niños asisten a la escuela cristiana, algo que no hubiera sucedido sin el apoyo de esas iglesias. Pero no termina allí.

El misionero Campbell está conectado con otras iglesias y pastores en Gary y juntos abordan los desafíos que enfrentan la mayoría de las áreas urbanas: abuso de drogas, pobreza, ignorancia, crimen y hambre. Entre todos rodean a su comunidad con esperanza. Del está trabajando arduamente para ofrecer una plataforma más amplia en la cual el evangelio haga su trabajo.

En todo este tiempo, Del y St. John han estado rodeados, como escribe San Pablo, de “una nube de testigos”:

“Por lo tanto, también nosotros, que tenemos tan grande nube de testigos a nuestro alrededor, liberémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante. Fijemos la mirada en Jesús” (Hebreos 12:1-2ª).

Esos “testigos” son invisibles, antiguos héroes de la fe que enfrentaron desafíos imposibles pero fueron testigos del poder y el amor de Dios. Ese mismo poder está obrando hoy para Del Campbell en Gary, Indiana. ¡Y ellos están mirando!
 
Por encima de todo, él está mirando: Jesús, quien está delante de Dios por nosotros, intercediendo por la iglesia y el misionero y por tú y yo. Los misioneros no deben hacer su trabajo solos. Deben estar rodeados.

Para ver una introducción de dos minutos de la entrevista con el Misionero Campbell, haga clic aquí

Para ver la entrevista completa de 17 minutos, haga clic aquí

Dr. Robert Scudieri

Tr. B. Hoppe

Please share and like us:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.