¿Bosnios en una liga de fútbol mexicana?

¿Bosnios en una liga de fútbol mexicana?

Rev. Tony Boos – Misionero a los Estado Unidos

¿Cuáles son las probabilidades de que un niño nacido en una choza nipa en las Filipinas termine jugando al fútbol con bosnios en una liga de fútbol mexicana en St. Louis, Missouri? La respuesta: 100% cuando es el Señor quien hace el “tiro de entrada” que envía la pelota de fútbol hacia el arco. El objetivo de Dios siempre es lograr 100 de 100. Así ha sido con el Rev. Tony Boos.

Tony vivió la primera parte de su vida en Filipinas en una cabaña nipa.

   

Cuando tenía cuatro años, su madre se mudó con su padre estadounidense a St. Louis, Missouri, donde Tony creció y fue a la escuela. Fue titular por cuatro años en su equipo universitario. El fútbol que aprendió en las Filipinas fue su mayor pasión,

hasta que conoció y se enamoró de Jennifer, quien le presentó un amor aún más grande: el amor de Jesús.

Tony y Jennifer se casaron, formaron una familia y se involucraron mucho en su iglesia. El estudio de la Biblia acercó a Tony al Señor. El Rev. Greg Smith vio algo en su nuevo discípulo, y así Tony se convirtió en líder de un pequeño grupo de estudio bíblico en un hogar. Tony admiraba al Rev. Smith, en quien encontró sabiduría y dedicación.

El joven encontró un buen trabajo en el aeropuerto, y nunca pensó irse a ningún otro lugar. Pero un día, de la nada surgió lo que se conoce en el fútbol como el “Hollywood Pass”: algo tan improbable, que sólo sucede en las películas. El Hollywood Pass de la familia Boos llegó cuando, en una conversación, el pastor le preguntó a Jennifer: “¿Ha pensado alguna vez Tony en ir al seminario?” Ella no lo sabía; nunca lo habían discutido. Por otro lado, y sin que ella lo supiera, una voz le dijo a Tony: “¿Por qué no te haces pastor?” La idea le inquietó. ¿De dónde había venido eso? Cuando unos días después Jennifer le mencionó la pregunta del pastor, comenzaron a conversar seriamente, oraron, hablaron con amigos, y finalmente decidieron que el Señor los estaba llamando al ministerio. Pero no de la manera que ellos imaginaban.

A veces Dios nos da una idea clara de dónde quiere que sirvamos; otras veces nos da experiencias, oportunidades repentinas que nos hacen pensar y hacen que nos volvamos a él para poder comprender. Tony planeaba ser pastor, así como el pastor a quien tanto admiraba. Pero en una clase de misión en el seminario, el Prof. Henry Rowald desafió a los alumnos a escuchar lo que el Rey Salomón dice en 1 Reyes 8:41a, 43a: “En cuanto al extranjero que no es de tu pueblo Israel… haz conforme a todo lo que el extranjero te pida, para que todos los pueblos de la tierra conozcan tu nombre…”.

“Haz conforme a todo lo que el extranjero te pida”. Tony tenía esa frase grabada en su mente cuando un pequeño grupo de niños bosnios inmigrantes le preguntó: “¿Nos puedes ayudar con un equipo de fútbol y camisetas?” Su primer pensamiento fue: “¿Cómo podría hacerlo? ¡Estoy ocupado con los estudios y no tengo dinero extra para apoyar un equipo de fútbol juvenil!” “Haz conforme a todo lo que el extranjero te pida.” Y ellos estaban pidiendo.

En St. Louis hay sesenta mil inmigrantes bosnios que han pasado por horrores indescriptibles. La gran mayoría son musulmanes.

   

Se dedicó con pasión a mostrar a los musulmanes el amor de Jesús. Consiguió donaciones para el equipo de fútbol y se convirtió en su entrenador. También entró en un equipo de fútbol de Bosnia, el único equipo europeo que juega en una liga de fútbol mexicana, lo que le permitió conocer y hacerse amigo de adultos bosnios.

Su pasión lo impulsó a aprender todo lo que pudo en el seminario, porque sabía que el Señor lo estaba llamando a ser misionero, misionero a los musulmanes. Después de la graduación, Tony fue llamado por la iglesia para trabajar entre los musulmanes en St. Louis. En conjunto con varias iglesias cristianas, ayudó a comenzar clases de inglés como segunda lengua, clases de ciudadanía y un círculo de costura donde las mujeres se podían reunir para encontrar paz y para conversar. Las iglesias proveían voluntarios para ayudar a los inmigrantes,  espacios donde recordar y celebrar sus fiestas significativas y también formas de conocer el perdón y el amor de Dios. Esas iglesias fueron un recurso indispensable.

Algunas de las mujeres nunca habían podido compartir sus experiencias en sus países de origen: algunas habían sido torturadas y habían perdido todo. Seis mujeres, que habían sufrido mucho en Iraq, formaron un grupo especial. La posibilidad de expresar su dolor en voz alta les ayudó en el proceso de sanación.

Los hombres mayores, que habían sido profesionales y tenían buenos empleos en Bosnia, hablaron sobre el resentimiento que sentían por tener que comenzar de nuevo en una nueva tierra haciendo trabajos domésticos. Tony se sentaba con ellos a tomar café, los escuchaba y lloraba con ellos. También contactó a un profesor de árabe para que enseñara clases de Biblia a los inmigrantes a través de Skype.

Algunas familias estaban interesadas en estudiar la Biblia, porque querían ver lo que la Palabra de Dios decía sobre Jesús. A veces había fuertes “discusiones” y hasta desacuerdos. Pero quienes buscaban conocer a Jesús, encontraban paciencia, amor y verdad. En seis años hubo doce bautismos.

Nuevas restricciones han obstaculizado la inmigración de refugiados musulmanes. En cierto modo, es una pena. Incapaces de escuchar el Evangelio libremente en su tierra natal, los musulmanes que llegan a los Estados Unidos tienen dificultades para no oír hablar de Jesús.

¿Bosnios en una liga de fútbol mexicana? “En cuanto al extranjero que no es de tu pueblo Israel… haz conforme a todo lo que el extranjero te pida, para que todos los pueblos de la tierra conozcan tu nombre…”.

Para ver una parte de la entrevista con el misionero Boos, haga clic aquí

Para ver todo el video de la entrevista, haga clic aquí

Robert Scudieri

Tr. B. Hoppe

 

Please share and like us:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.